Foraminotomía: ¿qué es, para qué sirve y qué esperar de esta cirugía?

Es esencial que las cirugías de columna vertebral sean realizadas por profesionales experimentados y en clínicas que cuenten con tecnología avanzada, con el fin de obtener los mejores resultados y garantizar la seguridad de los pacientes. En este post, nos enfocaremos en la foraminotomía, una técnica quirúrgica utilizada para tratar problemas de compresión nerviosa en la columna vertebral. Exploraremos en qué consiste, para qué se utiliza y qué se puede esperar de esta cirugía.

foraminotomía cirugia

¿Qué es la foraminotomía?

La foraminotomía es una técnica quirúrgica utilizada en la columna vertebral para aliviar la compresión nerviosa. Esta compresión puede ser causada por diferentes factores, como una hernia de disco, un espolón óseo o una estenosis de canal vertebral.

Esta técnica quirúrgica implica la eliminación del tejido que está comprimiendo un nervio o la médula espinal en la columna vertebral. Los pacientes que pueden requerir una foraminotomía son aquellos que experimentan dolor, entumecimiento, debilidad o pérdida de sensación en el cuello, la espalda, los brazos o las piernas debido a la compresión nerviosa.

El origen de la foraminotomía se remonta a la década de 1940, cuando los cirujanos de columna comenzaron a explorar técnicas quirúrgicas para tratar la compresión nerviosa en la columna vertebral. Desde entonces, la técnica ha sido perfeccionada y actualizada para lograr resultados más precisos y efectivos en el alivio del dolor y otros síntomas de la compresión nerviosa en la columna vertebral.

Diferentes tipos de foraminotomía

Es importante destacar que existen diferentes tipos de foraminotomía, y cada uno de ellos está diseñado para abordar un tipo específico de compresión nerviosa en la columna vertebral. Es por eso que el tipo de foraminotomía a realizar dependerá del diagnóstico y la situación particular de cada paciente.

A continuación, presentamos algunos de los tipos de foraminotomía más comunes:

  • Foraminotomía cervical: se realiza en la parte superior de la columna vertebral, en el área del cuello.
  • Foraminotomía lumbar: se lleva a cabo en la zona baja de la columna vertebral, en la región lumbar..
  • Foraminotomía endoscópica: se trata de una técnica mínimamente invasiva que utiliza un endoscopio para acceder a la columna vertebral y realizar la cirugía. Además, ofrece una recuperación más rápida.
  • Foraminotomía con láser: se utiliza un láser para eliminar el tejido que comprime el nervio en la columna vertebral. Este tipo de foraminotomía también es menos invasiva que las técnicas tradicionales.
  • Foraminotomía abierta: es la técnica quirúrgica tradicional y se realiza a través de una incisión en la piel para acceder a la columna vertebral. Este tipo es más invasivo, pero a veces es necesario para abordar ciertos casos de compresión más graves.

¿En qué casos es necesario realizar una foraminotomía?

En general, la foraminotomía es causada por diferentes trastornos degenerativos. La realización de una foraminotomía dependerá de la evaluación individual de cada paciente y de su situación clínica específica, por lo que siempre es necesario consultar a un especialista para determinar la mejor opción de tratamiento.

Algunas de las causas más comunes de la compresión nerviosa que pueden requerir una foraminotomía incluyen:

  • Hernias de disco: cuando el material interno del disco vertebral sale de su lugar y ejerce presión sobre los nervios espinales.
  • Estenosis espinal: un estrechamiento del canal vertebral que puede comprimir los nervios espinales.
  • Espondilolistesis: una afección en la que una vértebra se desplaza fuera de su posición normal y ejerce presión sobre los nervios espinales.
  • Osteoartritis: una afección degenerativa de las articulaciones que puede provocar la formación de espolones óseos que comprimen los nervios espinales.
  • Tumores de la columna vertebral: pueden comprimir los nervios espinales y requerir una foraminotomía para aliviar la presión.
  • Infecciones o inflamaciones de la columna vertebral: también pueden ejercer presión sobre los nervios espinales y requerir una cirugía para tratar la compresión nerviosa.

foraminotomía tipos

¿Cómo se realiza una foraminotomía? Cirugía paso a paso

La foraminotomía es una cirugía de columna que se realiza bajo anestesia general y requiere de una incisión en la espalda del paciente. La duración de la cirugía puede variar dependiendo de la complejidad del caso, pero generalmente dura entre una y dos horas.

Los pasos que se llevan a cabo durante la cirugía son los siguientes:

  • Posicionamiento del paciente: el paciente es colocado boca abajo en la mesa de operaciones, para que el cirujano tenga acceso a la columna vertebral.
  • Identificación del sitio de la compresión nerviosa: con la ayuda de imágenes, el cirujano identifica el sitio exacto de la compresión nerviosa.
  • Realización de la incisión: se realiza una incisión en la espalda del paciente sobre el nivel vertebral afectado, y se separan los músculos para tener acceso a la columna vertebral.
  • Remoción del tejido óseo: el cirujano remueve el tejido óseo que está comprimiendo el nervio espinal.
  • Ampliación del foramen: una vez que se ha removido el tejido óseo, se amplía el espacio del foramen vertebral, que es el orificio natural en el que salen los nervios espinales.
  • Liberación del nervio: una vez que se ha ampliado el espacio del foramen, el nervio espinal queda liberado de la compresión, lo que alivia los síntomas de compresión nerviosa.
  • Cierre de la incisión: después de que se ha completado la cirugía, se sutura la incisión en la espalda del paciente.

¿Cómo me preparo para una foraminotomía?

La preparación para una foraminotomía es importante para asegurar una cirugía segura y una recuperación adecuada. Es importante seguir las instrucciones específicas del cirujano para la preparación preoperatoria, que generalmente incluyen:

  • Informar al cirujano sobre cualquier medicamento que se esté tomando, incluyendo medicamentos de venta libre y suplementos dietéticos, ya que algunos pueden interferir con la cirugía y pueden ser necesario suspenderlos temporalmente.
  • Realizar los exámenes médicos necesarios, como análisis de sangre y radiografías, para evaluar el estado de salud general del paciente y asegurarse de que esté en condiciones de someterse a la cirugía.
  • Ayunar antes de la cirugía, siguiendo las instrucciones específicas del cirujano sobre cuándo dejar de comer y beber antes de la cirugía.
  • Preparar un plan de recuperación postoperatorio, que incluye la ayuda de amigos o familiares para la movilidad y el cuidado personal durante las primeras semanas después de la cirugía.

Se debe tener en cuenta que el nerviosismo o la ansiedad pueden ser normales antes de la cirugía, por lo que siempre es importante hablar con el cirujano sobre cualquier inquietud y hacer preguntas para asegurarse de estar bien informado y preparado.

¿Qué riesgos y complicaciones tiene la foraminotomía?

Aunque la foraminotomía es un procedimiento quirúrgico común y seguro, como cualquier cirugía, existen riesgos y complicaciones asociados que deben ser considerados antes de someterse a la intervención.

Los principales riesgos y complicaciones de una foraminotomía pueden incluir:

  • Sangrado excesivo: puede requerir transfusiones de sangre o incluso una segunda cirugía para controlar el sangrado.
  • Infección: puede requerir tratamiento con antibióticos o incluso una cirugía adicional para limpiar la zona infectada.
  • Lesión de nervios o médula espinal: existe un riesgo de lesión en los nervios o médula espinal, lo que puede resultar en dolor crónico, debilidad o parálisis.
  • Dolor crónico: puede requerir tratamiento con medicamentos para el dolor o incluso una segunda cirugía.
  • Problemas de movilidad: algunos pacientes pueden experimentar problemas de movilidad debido a la cicatrización o daño en los tejidos cercanos a la zona operada.

¿Qué resultados debo esperar después de una foraminotomía?

En general, el objetivo principal de una foraminotomía es aliviar el dolor y otros síntomas asociados con la compresión nerviosa en la columna vertebral. Sin embargo, los resultados de una foraminotomía varían según la causa de la cirugía, la extensión de la presión sobre los nervios antes de la intervención, la gravedad de la afección subyacente, la habilidad del cirujano y la salud general del paciente.

Después de la cirugía, muchos pacientes experimentan una disminución inmediata en el dolor y la incomodidad que tenían antes de la cirugía; mientras que otros pueden notar una mejoría gradual en los síntomas a medida que se recupera la zona operada.

Es importante considerar que la recuperación de una cirugía de columna vertebral puede ser un proceso prolongado y que puede requerir terapia física y otros tratamientos complementarios para obtener el máximo beneficio.

foraminotomía operacion

Alternativas a una foraminotomía

Existen varias alternativas a una foraminotomía, tanto quirúrgicas como no quirúrgicas.

Entre las alternativas quirúrgicas se encuentran la laminectomía, que consiste en la eliminación de la lámina vertebral para descomprimir la columna vertebral, y la discectomía, que es la eliminación de una parte del disco intervertebral que está presionando los nervios. Estas cirugías también pueden ser realizadas por medio de técnicas mínimamente invasivas, dependiendo de la afección y del caso particular de cada paciente.

Entre las alternativas no quirúrgicas se encuentran el manejo del dolor con medicamentos, la fisioterapia, la acupuntura y otros tratamientos complementarios como la quiropráctica, masajes, y la terapia ocupacional. Además, cambios en el estilo de vida, como la pérdida de peso, una dieta saludable, el ejercicio regular y la reducción del estrés, también pueden ayudar a mejorar los síntomas de las afecciones de la columna vertebral.

La foraminotomía es una técnica quirúrgica eficaz en manos de profesionales experimentados en clínicas con tecnología avanzada. En ICAC contamos con un equipo multidisciplinario de especialistas en columna vertebral que se enfoca en brindar la mejor atención posible a nuestros pacientes. Si tiene preguntas o desea programar una consulta, no dude en solicitar una cita privada en el Instituto de Cirugía Avanzada de Columna.

Deja un comentario

En el Instituto de Cirugia Avanzada de Columna estamos comprometidos con nuestra comunidad y abiertos a asesorar y responder cualquier cuestión siempre que sea posible.

Para ofrecer un diagnóstico preciso al paciente siempre será necesario una evaluación personalizada y una revisión exhaustiva de su historial médico. Una vez estudiado el caso de manera individualizada, se le recomendará al paciente el tratamiento más adecuado acorde a su patología y/o enfermedad.

Además desde ICAC, nos gustaría recordar que no se realizará la prescipción de ningún medicamento sin una consulta previa.