¿Qué es una hernia discal lumbar?

Alrededor de un 95% de las hernias discales se producen en la zona lumbar entre las vértebras L4-L5 y L5-S1.

¿Por qué se produce una hernia discal lumbar?

La hernia discal lumbar se produce por una rotura del disco intervertebral, formado por un anillo fibroso externo y un núcleo pulposo interno. Se habla de esta patología cuando ocurre entre las vértebras L1 hasta la L5.

La microcirugía mínimamente invasiva de hernia discal lumbar es realizada por traumatólogos especialistas, con el objetivo de paliar el dolor del paciente.

Todos los detalles sobre la hernia discal lumbar

El disco intervertebral es una estructura cartilaginosa situada entre dos vértebras que actúa como un importante punto de conexión entre ellas. Esta estructura cumple la función esencial de amortiguar y distribuir la carga a la que se somete la columna vertebral.

El disco vertebral se compone de dos partes fundamentales:

  • Anillo fibroso externo: este anillo, está formado principalmente por colágeno, que rodea el disco intervertebral y proporciona resistencia y estabilidad.
  • Núcleo pulposo: situado en la parte central de disco, el núcleo es una estructura de consistencia gelatinosa que tiene como función principal absorber las fuerzas y presiones que afectan a la columna vertebral.

En el caso de la hernia lumbar, es importante destacar que la extrusión discal puede ocurrir en cualquiera de los espacios intervertebrales que se encuentran entre las 5 vértebras lumbares, siendo más frecuentemente afectados los espacios L4-L5 y L5-S1.

La hernia discal lumbar es una afección que puede ser causada por una variedad de causas y factores. Entre las principales causas, se encuentran:

  • El envejecimiento de la columna vertebral: el proceso natural de envejecimiento es una de las principales causas de la hernia discal lumbar.
  • Sobrecarga excesiva sobre el disco intervertebral: la hernia discal lumbar puede estar relacionada con la sobrecarga excesiva que se ejerce sobre el disco intervertebral. En particular, esta afección se manifiesta con mayor frecuencia en los niveles L4-L5 y L5-S1, ya que estos discos soportan una carga axial significativa.
  • Profesiones de alto riesgo: algunas profesiones que implican la manipulación manual de cargas pesadas, movimientos repetitivos o exposiciones a vibraciones de la columna vertebral pueden aumentar el riesgo de desarrollar hernias discales lumbares. En casos en los que el tratamiento conservador, como el uso de una faja lumbar ortopédica , no produce mejoras significativas, puede ser necesario considerar la microcirugía de hernia lumbar.
  • Sobrepeso, obesidad y aumento de peso durante embarazo: el exceso de peso corporal, la obesidad y el aumento de peso durante el embarazo puede aumentar la presión sobre los discos intervertebrales, lo que puede contribuir al debilitamiento del anillo fibroso y aumentar el riesgo de herniaciones.

Los síntomas de una hernia discal lumbar pueden variar según la ubicación y la gravedad de la compresión en la columna vertebral. Entre los síntomas asociados con diferentes niveles de compresión de las raíces nerviosas es posible mencionar:

  • Compresión en Nivel L4: cuando la compresión afecta la raíz nerviosa L4, los síntomas pueden incluir dificultades para caminar de talones, sensibilidad reducida en la parte anteromedial de la pierna y un reflejo rotuliano disminuido.
  • Compresión en Nivel L5: en caso de compresión de la raíz nerviosa L5, es común experimentar debilidad en los músculos extensores del dedo gordo del pie, los extensores comunes de los dedos, el extensor corto de los dedos y el músculo glúteo medio.
  • Compresión en Nivel S1: cuando la compresión se encuentra en la raíz nerviosa S1, los síntomas pueden incluir debilidad en el músculo tríceps sural (gemelos y sóleo), los músculos peroneos laterales y glúteo mayor. La pérdida de sensibilidad se presenta en la planta del pie, y el reflejo de Aquiles suele estar afectado.

Además de estas compresiones, aunque menos frecuentes, pueden darse hernias en niveles superiores lumbares. En estos casos, cuando las raíces nerviosas L1, L2 o L3 se ven afectadas, el dolor se focaliza en la cara antero lateral del muslo y se afectan músculos flexores y aductores de cadera.

En definitiva, presentar hormigueo o debilidad y entumecimiento de los músculos, son algunos de los síntomas graves que pueden indicar la presencia de una hernia discal.

Para el diagnóstico de la hernia discal lumbar, se requiere una evaluación exhaustiva que comprenda la historia clínica detallada del paciente, una minuciosa exploración física y el uso de diferentes pruebas de diagnóstico. Entre las pruebas diagnósticas más utilizadas se encuentran:

  • Resonancia magnética: este estudio desempeña un papel fundamental en el diagnóstico de la hernia discal lumbar. Permite detectar herniación o protrusiones discales y determinar si existe compresión de la médula espinal o de los nervios en áreas como la zona centrolateral, foraminal o extraforaminal.
  • Radiografía lumbar: mediante este estudio es posible evaluar el estado degenerativo de los discos intervertebrales, lo que puede proporcionar información importante para la planificación de posibles intervenciones quirúrgicas. También son útiles para identificar patologías traumáticas como fracturas o luxaciones.
  • Electromiograma (también conocido como EMG o miograma): es una herramienta valiosa que se utiliza para definir el nivel y la intensidad de afectación de las raíces nerviosas o la médula de la región comprimida.

Cuando el tratamiento médico con analgésicos, antiinflamatorios, antineuríticos y relajantes musculares no produce alivio suficiente del dolor y éste se mantiene en el tiempo o es muy intenso, se suele requerir realizar una descompresión quirúrgica del nervio o del canal medular.

Las cirugías para la hernia discal lumbar más frecuentemente utilizadas en la actualidad son:

  • Endoscopia de columna avanzada: este enfoque quirúrgico es el menos agresivo y tiende a tener menos complicaciones intra y postoperatorias. Cuenta con una rápida recuperación y el paciente suele irse con el alta hospitalaria en el mismo día. Se requiere una amplia formación y experiencia en la técnica de endoscopia avanzada de columna para conseguir un excelente resultado, así como en los diferentes abordajes para extraer la hernia discal.
  • Microdiscectomía: en la microdiscectomía involucra un abordaje ligeramente más amplio en comparación con en el tratamiento endoscópico, aproximadamente de unos 3 centímetros. Esto puede resultar en una mayor agresión a los músculos y ligamentos y, lo que puede generar un periodo postoperatorio más doloroso.
  • Laminectomía y discectomía por cirugía abierta: la cirugía de columna vertebral abierta es la opción es generalmente la opción menos recomendada, siempre y cuando no sea necesario. Implica una apertura más amplia y representa la técnica más agresiva entre las tres posibilidades para recuperar la hernia discal lumbar.

En nuestro centro, nuestros traumatólogos especialistas en cirugía de hernia discal lumbar en Madrid siempre priorizan la microcirugía mínimamente invasiva para tratar la hernia lumbar.

Cuando se padece una hernia discal lumbar, es crucial evitar ciertas actividades y comportamientos que pueden agravar la condición. Entre ellas es posible destacar:

  • Ignorar el dolor o los síntomas: se debe prestar atención a los signos de empeoramiento o a los nuevos síntomas para buscar atención médica lo antes posible.
  • Levantar objetos pesados: cargar objetos pesados puede ejercer una presión adicional en la columna vertebral y aumentar el riesgo de empeorar la hernia discal.
  • Realizar movimientos bruscos o torcer la espalda: movimientos repentinos o torceduras de la espalda pueden provocar una mayor presión en el disco afectado y empeorar la condición.
  • Permanecer en la misma posición por tiempo prolongado: mantener una postura estática durante períodos prolongados puede aumentar la presión sobre la columna vertebral y agravar la hernia discal lumbar.
  • Descuidar el control de peso corporal: el exceso de peso puede aumentar la carga sobre la columna vertebral.

Es fundamental tratar las hernias discales lumbares, ya que las mismas pueden tener graves consecuencias para la salud y calidad de vida. Entre las posibles consecuencias de no buscar tratamiento para esta afección es posible mencionar:

  • Agravamiento del dolor: una hernia discal no tratada puede resultar en dolor crónico y debilitante.
  • Complicaciones neurológicas: la hernia discal puede comprimir las raíces nerviosas o la médula espinal, provocando síntomas como entumecimiento, debilidad muscular, hormigueo y dificultad para mover las extremidades.
  • Daño a largo plazo: la presión continua ocasionada por la hernia sobre las estructuras nerviosas y la columna vertebral puede causar daño a largo plazo si no se trata a tiempo.
  • Reducción de la calidad de vida: las hernias pueden causar dolor y limitaciones, al no ser tratadas pueden tener un efecto significativo en la calidad de vida.

No tomar medidas para tratar una hernia discal lumbar puede tener un impacto negativo en la salud y el bienestar a largo plazo. Es esencial buscar atención médica y seguir las recomendaciones de los médicos para abordar esta afección de manera efectiva y minimizar sus consecuencias.

Contacta con nosotros

CONSENTIMIENTO PARA EL TRATAMIENTO DE DATOS PERSONALES ADVANCE ZENIT NANOSURGERY, S.L. es el Responsable del tratamiento de los datos personales
del Usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el
Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre
(LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: prestación de servicios profesionales de salud y mantenimiento
del historial clínico del Interesado (con el consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para
mantener el fin del tratamiento o existan prescripciones legales que dictaminen su custodia y cuando
ya no sea necesario para ello, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la anonimización de los datos o la destrucción total de los mismos.

Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.

Derechos que asisten al Usuario:

  • Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento.
  • Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento.
  • Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que eltratamiento no se ajusta a la normativa vigente.

Datos de contacto para ejercer sus derechos:

  • ADVANCE ZENIT NANOSURGERY, S.L.. CALLE CORAZÓN DE MARÍA, 78 – 28002 MADRID
    (Madrid).
  • E-mail: clinicaelgeadi@clinicaelgeadi.com
(+34) 910 053 900

Servicio de Urgencias 24H

Calle Corazón de María 78 - Madrid
info@cirugiadecolumnavertebral.com

Déjanos un mensaje con tus dudas o sugerencias y te responderemos lo antes posible, ¡Prometido!

Experiencia de algunos de

Nuestros pacientes

Cirugía de hernia discal en Madrid | Endoscopia de columna

A la vanguardia de la tecnología

es_ES