Operación mediante rizólisis: qué es y cómo se realiza

Son muchas las personas que sufren dolor de espalda en nuestra sociedad. Es sólo cuando el dolor se hace insoportable que deciden acudir a un especialista en columna para tratarse. Existen muchos tratamientos mínimamente invasivos para tratar dolores crónicos de la columna. En este post, te contamos todo lo relacionado en cuanto al tratamiento de rizólisis como terapia del dolor crónico de origen facetario.

¿Qué es la rizólisis facetaria?

La rizólisis es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que se utiliza para el tratamiento de los síntomas del dolor crónico, con origen en las articulaciones facetarias de la columna cervical, dorsal y lumbar. El procedimiento aplica la radiofrecuencia para destruir aquellas terminaciones nerviosas que transmiten el dolor. Dependiendo de si la rizólisis es lumbar o dorsal, la intervención se abordará con el paciente recostado boca arriba (rizólisis lumbar) o abajo (rizólisis cervical) realizándose pequeñas incisiones  a través de las cuales se inserta una sonda que se colocará cerca del nervio a tratar.

Para posicionar la aguja o sonda correctamente en el o los nervios específicos a tratar se utilizan rayos X o ecografía. Generalmente este procedimiento se realiza bajo anestesia local, pero es posible la aplicación de sedación cuando no dificulte el procedimiento quirúrgico.

Previamente a comenzar con la denervación, el médico especialista en columna realizará una serie de pruebas para asegurarse que la aguja se encuentra posicionada óptimamente para tratar el nervio que origina el dolor. Esta técnica es ambulatoria y su duración es de aproximadamente 20 minutos.

¿Es dolorosa la rizólisis?

La rizólisis es una cirugía mínimamente invasiva y durante la cual no suele presentarse dolor. Es posible que se sienta una ligera molestia al momento de realizar las punciones, para evitar la sensación de dolor al realizar estas incisiones se suele utilizar un anestésico local. El paciente comúnmente sentirá un hormigueo durante el procedimiento.

Recuperación y tiempo de reposo después de la rizólisis

La rizólisis es un procedimiento ambulatorio, por lo cual, a continuación de la intervención el paciente deberá tener un breve periodo de reposo en la clínica bajo la supervisión de un profesional y luego podrá regresar a su hogar. Se recomienda que posteriormente a la cirugía y en los días consiguientes (habitualmente 4 o 5 días) el paciente no realice actividades que supongan un esfuerzo físico.

Es común que tras la intervención el paciente sienta algún tipo de dolor, adormecimiento u hormigueo en el área donde se realizó el procedimiento. En caso de que el dolor se prolongue en el tiempo se deberá consultar con el profesional que ha realizado la cirugía.

Las lesiones de las punciones no requieren mayores cuidados postoperatorios, su médico le indicará cómo limpiar las heridas para evitar infecciones y en caso de sentir dolor qué analgésico utilizar o si es posible la aplicación de hielo o calor para aliviar el malestar.

Si bien algunos pacientes notan los beneficios de la rizólisis inmediatamente después de la intervención, pero en la mayoría de los casos los efectos se sentirán al pasar entre una o dos semanas. A lo largo del paso del tiempo los efectos de esta intervención pueden reducirse y puede ser necesario realizarla nuevamente, aunque esto no quiere decir que la cirugía no haya sido exitosa.

Qué es la rizólisis

¿Para qué lesiones se recomienda tratar con rizólisis?

El tratamiento de rizólisis está indicado únicamente en los casos de dolor crónico de lesiones de articulaciones vertebrales y de origen facetario, su aplicación no es posible en los nervios que van de la columna vertebral a las extremidades, el dolor a combatir debe ser local y sin compresión nerviosa (se diferencia por la pérdida de fuerza o cambios en la sensibilidad o en los reflejos). Dado que los nervios se regeneran con el paso del tiempo, esta alternativa se debe realizar como última opción.

Es fundamental que antes de plantearse la rizólisis, se realicen todas las pruebas diagnósticas necesarias para descartar cualquier otro tipo de lesión que no sea originada en las articulaciones facetarias.

Una de las pruebas necesarias se realiza a través de una aplicación o infiltración de anestésico en la articulación. De este modo, si el dolor tiene origen en las articulaciones facetarias deberá desaparecer completamente o reducirse en un gran porcentaje.

Muchos profesionales realizaran más de una vez esta prueba diagnóstica para asegurarse que es de origen facetario. En ocasiones se le inyecta al paciente un placebo para asegurarse que el efecto de pérdida de dolor se produce gracias al anestésico.

tratamiento de rizólisis

Si sufres de dolor crónico, la opción más correcta es acudir a un especialista de columna que pueda ofrecerte un estudio médico completo de la zona y el tratamiento más recomendable según tu patología. Reserva una cita privada con nuestros traumatólogos especialistas en endoscopia avanzada de columna  y mejora tu calidad de vida.

6 comentarios en «Operación mediante rizólisis: qué es y cómo se realiza»

  1. buenas tardes, quisiera saber si sirve para calmar dolor de columna entre la L y S..en que consiste? cuanto sale? la cubren las obras sociales? gracias.

    Responder
  2. Me gustaría saber, además de la anestesia para comprobar el punto de dolor, cuál es el producto que se emplea luego para hacer la rizólisis y que ésta sea duradera.

    Responder

Deja un comentario